MODULO 1. Generalidades en vacunas
Coordinadoras: Dra. Ana Ceballos, Dra. Rina Moreno
Secretarias: Dra. Gladys Ferrucci, Dra. Gabriela Gregorio

Lugar de aplicación
Las vacunas inyectables deben ser aplicadas en un sitio libre de complicación nerviosa o vascular. En menores de 15 meses o no deambulantes, el lugar de aplicación es la cara anterolateral del muslo y en mayores de 15 meses, la zona deltoidea. La región glútea no debe usarse para las inmunizaciones en lactantes por la probabilidad de lesión vascular o del nervio ciático y por la menor capa grasa y muscular a esta edad.
Las vacunas antirrábica y antihepatitis B no se deben aplicar en la región glútea a ninguna edad debido a que pierden inmunogenicidad en este sitio; se recomienda su aplicación sólo en el músculo deltoides.
Las vacunas inyectables que contengan adyuvantes -adsorbidas en aluminio- deben inyectarse profundamente en sitios con buena capa muscular y con aguja que garantice la penetración al músculo.
En los pacientes con coagulopatías, el riesgo de sangrado por inyección IM puede ser reducido si las vacunas se administran con aguja fina y luego de factores de reposición.
Existen vacunas de administración IM que podrían ser administradas por vía subcutánea; por ejemplo, anti-Hib, antineumocócica, antimeningocócica.

Conservacion de las vacunas
La conservación adecuada de las vacunas es de fundamental importancia para lograr efectividad en la inmunización. Se denomina cadena de frío al proceso de conservación, manejo y distribución de las vacunas. La potencia de las vacunas depende de su mantenimiento en el rango de temperatura recomendado, desde su elaboración hasta su uso.

Recomendaciones para el almacenamiento de vacunas
1. Designar a una persona como responsable de las vacunas.
2. Disponer de heladeras de 2ºC a 8ºC. El refrigerador o la heladera debe ser para uso exclusivo de las vacunas, estando prohibido guardar comidas, bebidas o muestras clínicas en el mismo.
*  Colocar un termómetro de máximo y mínimo en la parte central de la heladera.
* El termómetro debe leerse muy fácilmente, debe ser de cuarzo líquido y que pueda ser adherido o colocado en la parte interna de la heladera y no en las puertas o laterales.
* La temperatura puede variar en las heladeras de 2 a 8 grados y debe ser controlada y registrada en planillas dos veces por día.
* Asegurarse que el suministro de electricidad del refrigerador y heladera no pueda ser interrumpido accidentalmente. Si se requiere descongelar para limpieza o se suspende el suministro de electricidad deben mantener los recaudos necesarios para no interrumpir la cadena de frío para las vacunas almacenadas.
* Para que el frío se mantenga en forma homogénea deben colocarse paquetes con hielo en el congelador y en la parte inferior botellas de agua para su enfriamiento, separadas por no menos de 2 cm para permitir la circulación de aire ente ellas y así mantener las vacunas a temperatura constante.
* Las heladeras deben estar ubicadas en lugares resguardados del sol y con separación de 15 cm de la pared.
3.Los conservadores de vacunas o cajas isotérmicas para transporte deben ser sólidos, de cierre hermético, con lugar para colocar no sólo las vacunas para ser administradas durante el día, sino también para colocar paquetes de hielo en el piso, las paredes y la tapa.
 La ruputura de la cadena de frío reduce la potencia de las vacunas y contribuye al fracaso primario de la inmunización.
El fracaso primario de una vacuna es la principal razón de padecer la enfermedad después de la vacunación.
La potencia de una vacuna está fundamentalmente comprometida cuando ésta ha sido guardada por más de 8 meses.
En la práctica, en general, es necesario realizar controles periódicos sobre el manejo de la cadena de frío para las vacunas (Tabla 5).

Tabla 5 - Almacenamiento de las vacunas. Duración una vez abiertas
Vacuna Conservación Duración de estabilidad Apariencia normal
BCG 2º a 8ºC No congelar Aprox. 18 meses  
Triple 2º a 8ºC No congelar 18 meses Turbidez con suspensiones blanquecinas
Antisarampionosa 2º a 8ºC No congelar proteger de  la luz 8 horas luego de reconstituido Clara Solución amarillenta
Antirrubeólica Idem anterior Idem anterior Idem anterior
Antipaperas Idem anterior Idem anterior Idem anterior
Sabin Menos de 0ºC 1 mes Solución clara
Doble
(toxoides de tétanos y difteria)
2º a 8ºC No congelar 2 meses Turbidez con suspensiones
blanquecinas
Antiinfluenza 2º a 8ºC No congelar Está recomendada sólo durante el año de fabricación. Solución clara
Antineumocócica 2º a 8ºC No congelar Usar luego de reconstituido Solución clara
Antimeningocócica 2º a 8ºC No congelar Usar luego de reconstituido Solución opalescente
Anti-Haemophilus 2º a 8ºC No congelar 2 meses Solución clara
Salk 2º a 8ºC No congelar   Solución clara
Antihep. B  2º a 8ºC No congelar 2 meses Solución opalescente
Antihep. A 2º a 8ºC No congelar 2 meses Opaca. Suspensión blanquecina
Antivaricela  2º a 8ºC No congelar Proteger de la luz Usar inmediatamente luego de reconstituido el producto Solución rosada pálida